Southampton, Queen Mary 2 y Hamburgo: una escapada con historia

portada

Experiencias en cruceros · Con el Queen Mary 2 a Hamburgo, por Josep Piqué-. Llegó el día de marcarnos una escapada de estas que de vez en cuando nos gusta hacer. Y esta era más especial que otras porque nos dirigíamos a Southampton, al Este de Inglaterra, para embarcar a bordo del que considero el barco más maravilloso del mundo, Queen Mary 2 de Cunard Line.

Nos apetecía hacer esta escapada de 4 días, coincidiendo con la celebración del 175 Aniversario de la compañía y con el 5th Hamburg Cruise Days, con su desfile marítimo y sus tradicionales fireworks en el río Elba de la ciudad alemana.

175 años de Cunard

175 años de Cunard

Jueves, 10 de Septiembre 2015-. El crucero de Southampton a Hamburgo zarpaba el día siguiente, el Viernes, 11 de Septiembre a primera hora de la tarde, y no queríamos repetir la nefasta experiencia del 2008, cuando no pudimos disfrutar de una mini experiencia a bordo del Queen Elizabeth 2 (meses antes de que fuera retirado del mar y posteriormente desplazado a Dubai para convertirse en un hotel de lujo) debido a la cancelación a última hora de nuestro vuelo. Recuerdo ese momento como uno de los peores de nuestras tantas vivencias, pagando una novatada al decidir “apurar” al máximo nuestra llegada al puerto de origen. Y es que al llegar a las 6 y poco de la mañana al aeropuerto de El Prat, Brittish Airways nos comunicaba que el vuelo de las 7:50 había sido cancelado por las malas condiciones climatológicas en Londres. Nos ofrecieron un cambio de vuelo, pero era para las 18 horas, justo la hora de zarpar de Southampton. Corrimos para buscar alternativa pero otras compañías consultadas también cancelaron sus vuelos y no había alternativa para llegar a Southampton a tiempo. Una gran decepción. A partir de esta mala experiencia, para quien inicie un crucero a otro país, recomendamos desplazarse con su debido tiempo para evitar disgustos de última hora.

EasyJet, con retraso...

EasyJet, con retraso…

Nuestro vuelo con EasyJet a Gatwick partía tarde, además con cierto retraso (con 1h de demora sobre el horario previsto). Finalmente, hacia las 23 horas (hora de Barcelona), despegábamos rumbo a Inglaterra. Todo ello tras desplazamos a la Terminal 1 del aeropuerto aparcando el coche en la gran esplanada del parking de la empresa Aparca&Go de El Prat. Como siempre, un trato excelente y un precio muy competitivo: 35,80 euros por 4 días de aparcamiento, con los traslados incluidos en mini bus desde el parking hasta la Terminal 2 del aeropuerto en la ida (trayecto de no más de 5 minutos) y desde el parking G de la Terminal 1 del aeropuerto hasta Aparca&Go de El Prat /trayecto de menos de 5 minutos).

Habitación en Bloc Hotel

Habitación en Bloc Hotel

Tras el vuelo de 2 horas aproximadamente, llegamos a Gatwick, a la Terminal Norte. Antes de llegar a nuestro hotel nos desplazamos a pie hasta la parada del tren interno del aeropuerto londinense (caminamos unos 5/7 minutos por la revirada pero bien indicada terminal), y desde allí, corto trayecto de no más de 3 minutos en tren hasta la Terminal Sud, donde se encuentran varios hoteles, entre ellos el nuestro. De esta forma, llegamos a nuestro hotel-dormitorio para descansar, el coqueto Bloc Hotel (por 79 libras -102 euros el cambio por entonces- puedes descansar relajadamente). Al tomar un avión a esas horas, decidimos que lo mejor era dormir en este hotel situado en el mismo aeropuerto de Gatwick para descansar tranquilamente y levantarnos con mejor pie. Y nos fue muy bien…

Tren hasta Southampton

Tren hasta Southampton

De Gatwick a Southampton. ¡Un Gran Día!

Viernes, 11 de Septiembre 2015-. Teníamos decidido desplazarnos en tren de buena mañana desde la estación del aeropuerto de Gatwick hasta Southampton Central Station. Reservamos los billetes del tren unos días antes por Internet, a través del portal Train Genius. 2 billetes sólo ida en clase turista (trayecto de 2 horas de duración), por 31,60 libras reservando con antelación. Si reservas el mismo día un billete te puede costar entre un 10% y un 20% más. Es decir, recomendamos reservar con cierta previsión para ahorrar algunas libras y/o euros, que siempre vienen bien.

Southampton

Southampton

Tras 2 horas de trayecto sobre raíl, contemplando bellos paisajes verdes, finalmente llegamos a la estación de Southampton. Eran las 10 de la mañana hora local y pudimos pasear un rato relajadamente por algunos puntos de interés de la ciudad que vio zarpar al Titanic por primera y última vez un 10 de abril de 1912, así como a otros tantos buques que han formado y que siguen formando parte de la historia naval.

Paseo por el parque

Paseo por el parque

Como en Southampton no hay mucho que descubrir, decidimos pasear durante la mañana por unas de sus grandes galerías comerciales y por East Park, donde se halla The Library (La biblioteca de la ciudad). Posteriormente visitamos Sea City Museum, donde hay exposiciones varias, como el Southampton’s Titanic Story, basada en la relación, corta pero intensa, entre la mítica embarcación y la ciudad, así como el por qué sucedió el fatal desenlace del entonces considerado mejor y más mediático barco del planeta jamás construido por la White Star Line, con revelaciones interesantes del juicio posterior al accidente. Dentro de esta exposición, también pudimos ver algunos detalles y objetos de lo que había dentro del buque y “jugar” a ser Capitán del Titanic, cogiendo el mando de una recreación del timón del mítico buque.

The Library en Southampton

The Library en Southampton

Exposición Titanic

Exposición Titanic

"Al timón" del Titanic

“Al timón” del Titanic

Otra exposición que visitamos dentro del SeaCity Museum fue el Southampton: Gateway to the World: basado en los orígenes de la ciudad, cuando llegaron los romanos. Resultó interesante para pasar el rato y conocer un poco más acerca de la ciudad. La entrada nos costó 12 libras por persona.

Exposición Southampton

Southampton Getaway The World

Otra opción interesante para los que nos gusta saber más sobre la historia de la ciudad y del omnipresente Titanic (allí viven mucho de su historia) es fotografiar el Titanic Engineer Officers Memorial, más al Este de la ciudad, situado en East Park (o St Andrew’s Park), enfrente del Cenotaph. Un monumento en homenaje a las víctimas y a muchas de las familias de, sobretodo, tripulantes que residían en Southampton. También hay otros tipos de monumentos en este parque, como el dedicado a las víctimas de la II Guerra Mundial residentes en Southampton.

Memorial Titanic

Memorial Titanic

Monumento II Guerra Mundial

Monumento II Guerra Mundial

Tras estas visitas y pararnos para comer en uno de los característicos Brioches de la ciudad, más en el Sud, cerca del puerto, era la hora de dirigirnos hacia la terminal de cruceros donde estaba atracado el Queen Mary 2 de la prestigiosa y mítica Cunard Line. Nosotros recorrimos a pie Southampton, de arriba a abajo, gracias al formidable tiempo y a su temperatura primaveral. Pero para los que alguna vez tienen pensado o previsto ir desde Central Station hasta las terminales de cruceros hay una opción cómoda y también económica de ir desde la estación hasta Telephone House, a tocar de las terminales de cruceros, con el bus de la línea U1 (duración del trayecto unos 7/8 minutos aprox.).

Aquí comimos en Southampton

Aquí comimos en Southampton

En definitiva, era la hora y teníamos muchas ganas de embarcar y reencontrarnos, en un año histórico para la naviera, con la Reina de los Mares por excelencia. Desde la distancia, desde cualquier punto de la ciudad, visualizábamos en todo momento la parte superior del QM2, con su inconfundible chimenea roja. ¡Ooohhhh, Queen Mary 2, my Queen Mary 2, it’s a pleasure to meet you, again!

QM2 en Ocean Terminal

QM2 en Ocean Terminal

Embarcamos en el Queen Mary 2

Eran las 14 y poco del mediodía hora local. Tras caminar unos 10 minutos, nos topamos con Ocean Terminal (la principal terminal de Southampton) y el QM2. Esa imagen indescriptible de ver esta inmensidad, saber que vas a embarcar nuevamente tras 8 años y unos meses, aunque fuera por tan sólo 3 días esta vez… era realmente muy emocionante. Por muchas millas acumuladas con tantos barcos de distintos estilos y segmentos, en muchas experiencias y épocas distintas, era una sensación genial saber que íbamos a formar parte de la celebración del 175 Aniversario de la histórica Cunard en un pequeño periplo hasta Hamburgo. Diría un pequeño GRAN periplo. Estábamos muy emocionados de regresar a la Reina de los Mares en unas fechas tan especiales para la compañía.

Grand Lobby

Grand Lobby

Tras realizar el checkin más rápido y eficaz que recuerdo en un crucero, sin nada de cola, con una comodidad digna de lo que representa esta histórica naviera, en 5 minutos ya estábamos atravesando el Grand Lobby, el precioso atrio del QM2. El barco venía de un transatlántico desde Nueva York con pasajeros que seguían el viaje hasta Hamburgo. Esto contribuyó a la mayor eficacia y flexibilidad en el proceso de embarque, por supuesto. El buque, tras el embarque en Southampton, iba al completo. La mayoría de pasajeros se repartían entre dos nacionalidades: británica y alemana. Nosotros éramos los únicos de habla hispana a bordo en esta salida. ¿Y qué importaba? Nos gusta “salir de la rutina”. Consideramos que convivir con otras nacionalidades viajando enriquece y esto jamás debe ser un problema. Para nosotros, viajar es conocer, descubrir… otras costumbres. Estamos muy acostumbrados y nos gusta. Dicho esto, es evidente que Cunard apuesta mucho por el mercado alemán, y este está respondiendo muy positivamente a la llamada. ¿Algún día esta apuesta sucederá en nuestro mercado y este responderá a la llamada? Antes, haría falta un cambio de mentalidad. Creo.

Escalera Grand Lobby

Escalera Grand Lobby

Volviendo a la experiencia… La tripulación, con sus elegantes trajes y guantes blancos, recibían a los pasajeros que íbamos accediendo con una sonrisa. Uno de ellos se ofreció a acompañarnos al camarote, pero como un servidor ya lo tenía más que localizado, preferimos quitarle trabajo e ir solos. De todas formas, “Thanks!

Nuestro camarote

Nuestro camarote en proa

Productos de baño

Productos de baño

Nuestra cabina, una exterior ubicada en la cubierta 6, en proa, reunía todas las comodidades posibles, incluyendo dos albornoces y dos pares de zapatillas con la firma de Cunard, un set de baño de la reconocida firma ®Quercus, así como un plato de fruta variada y una “cubitera” con una botellita de champagne francés cortesía de la casa, por ser cliente repetidor de la naviera (servicio White Star). Lógicamente… brindamos, ya de entrada, por el simple privilegio de poder estar a bordo de esta imponente pieza. Más tarde, justo antes de zarpar, nuestro cabinista nos entregaría otra botella de champagne, chocolatinas y una carta de Bienvenida a bordo del Capitán, con el logo del 175 Aniversario de Cunard. La mini experiencia no podía empezar de la mejor manera…

Detalle "White Star"

Detalle “White Star”

Cartas y postales conmemorativas Cunard

Cartas y postales conmemorativas Cunard

Detalles en el camarote

Detalles en el camarote

Antes de zarpar, fuimos al simulacro de emergencia. 30 minutos de instrucciones obligatorias (esta vez en el gimnasio) y otra vez a la “vida a bordo”. Tras dejar los chalecos salvavidas en el camarote nos dirigimos hasta la popa, donde se celebraba una bonita fiesta con música estilo blues (¡qué magnífica banda!), copita de champagne y mucha alegría. Eran las 18:30 horas y el QM2 dejaba atrás el histórico puerto de Southampton para iniciar la navegación de más de un día hasta nuestro destino: Hamburgo.

Bye Southampton!

Bye Southampton!

Rumbo a Hamburgo

Rumbo a Hamburgo

Desde proa. Espectacular.

Desde proa. Espectacular.

Tras un rato más participando de la bonita fiesta, con algunos selfies incluidos para retratar el momento, nos dirigimos hasta nuestro camarote para vestirnos para la primera noche a bordo. Esta vez cenaríamos en el bonito restaurante Brittania, en el 2º turno de las 20:30 horas.

Britannia

Britannia

Antes de la cena, nos tomamos una cervezita, mientras disfrutábamos de la música en vivo de una orquesta y del agradable clima en Chart Room, en el centro del buque, en la cubierta 3. El ambiente a bordo estaba siendo formidable y había pasajeros de todas las edades, incluso padres con sus hijos. Por cierto, el código de vestimenta para ambas noches era “Informal”, es decir, vestido o traje de cocktail ellas y traje (no necesariamente negro) con o sin corbata ellos. No vimos a nadie saltándose “la norma Cunard”, cosa que se agradece. Si uno embarca en Cunard, debe respetar sus normas. Sino, existen otras navieras de carácter más informal. Así de sencillo…

Chart Room

Chart Room

Cerveza en Chart Room

Cerveza en Chart Room

Eran las 20:30 horas y accedimos al restaurante desde su 2ª cubierta. Nuestra mesa, la 308, estaba impecablemente preparada. Cenamos muy correctamente y nos sorprendió ver una botella de agua de la marca Cunard (por 3,75$). Sin pedirlo, nuestro camarero nos sirvió agua de jarra (esa que no se paga). Aparte, la copita de vino que no faltase (7$ con propina).

La mesa

La mesa

Agua "Cunard"

Agua “Cunard”

Entrante

Entrante

1er plato

1er plato

Plato principal

Plato principal

Postre

Postre

Tras la cena, sacamos la nariz en Queens Room para ver a un grupo exhibiendo su experiencia en bailes de salón. ¡Qué bonito! Tras un rato en este clásico local de los barcos de Cunard, era momento de ir a ver el espectáculo en el Royal Court Theatre, situado en la cubierta 3/3L, en el centro de la nave, hacia proa (hora inicio 22:30h). Un musical inspirado en Italia (Viva Italia!), con actuaciones incluso cómicas, donde el público se lo pasó bien en general. Aunque nosotros preferimos salir un poco antes del final del acto y nos dirigimos a la discoteca G32, donde había ya mucha animación, gracias especialmente al mimso grupo de estilo blues que actuó anteriormente en la piscina de popa del buque al zarpar de Southampton. Más tarde, el DJ de a bordo tomó las riendas para potenciar el ambiente. Los británicos y alemanes más marchosos tomaron la pista. “¡Let’s Go!“. Tras un rato moviendo el cuerpo, era hora de retirarse.

Teatro

Teatro

En Queens Room

En Queens Room

Disco G32

Disco G32

Navegando con el barco más maravilloso del mundo

Sábado, 12 de Septiembre 2015-. Día de navegación hasta Hamburgo. Tras levantarnos, un rato de paseo para estirar las piernas alrededor de la cubierta 7 (cubierta amplia de paseo que da la vuelta a la nave), un ligero desayuno en el buffet King’s Court  (en la misma cubierta 7 y con horarios muy flexibles, de 6:30h a 11h de la mañana) y un café a la taza en Sir Samuel’s, donde, a nuestro entender, se sirve el mejor café a bordo. En esto somos “delicados”, de los que no tomamos café americano ni en broma, ni en el buffet ni en el restaurante, y preferimos pagar para ello (2,90 $ el expresso, con propina incluida).

Navegando...

Navegando…

Popa QM2

Popa QM2

Paseo por cubierta

Paseo por cubierta

Buffet

Buffet

Mesas en el buffet

Mesas en el buffet

Café Mocca, una tarde en Sir Samuel's...

Café Mocca, una tarde…

Tras el desayuno, decidimos reservar un acceso al exclusivo centro termal de a bordo (Spa), gestionado por la prestigiosa ©Canyon Ranch Spa Club. En 2007 ya disfrutamos de este espacio y la verdad es que nos encantó, por su ambiente relajado y por su privacidad. El acceso a la piscina hidrotermal, a la sala de relajación y a las saunas de varios tipos y baños tiene un coste de 40 $ por persona al día. El horario para una jornada es de 8h a 20h.

A relajarse...

A relajarse…

Piscina en el Spa

Piscina en el Spa

Zona saunas

Zona saunas

Sala de relax en Spa

Sala de relax en Spa

Zumos, té, agua con limón...

Zumos naturales y agua con limón

Tras 1 hora de relax empleada en esta zona por la mañana, disfrutamos de un picoteo en Golden Lion, el pub más británico de a bordo ubicado en la cubierta 2, en el centro del barco: fish & chips y cervezita (vaso medio por 3,50 $ por persona), con piano de fondo. ¡Momentazo! Tras el aperitivo decidimos ir al Illuminations, el primer Planetarium construido  a bordo de un buque de cruceros, tras recoger previamente los tickets en el mostrador ubicado al lado de ConeXions (sala de Internet). El documental, basado en el origen del universo, en la colisión de meteoritos…, duró unos 25 minutos y fue muy interesante. Es muy recomendable disfrutar de este documental bajo la impresionante pantalla circular.

Golden Lion

Golden Lion

Fish&chips... and beer

Fish & chips… and beer

Illuminations

Illuminations

Tras la sesión en Illuminations, era momento de ir a comer. Había 2 opciones: o bien ir al buffet o bien ir al restaurante principal Brittania. Como era jornada de navegación, optamos por la tranquilidad de ir al restaurante principal. Agradable y muy ligera comida (ensalada y pescado) porque a las 15:30h no podíamos perdernos el Special Tea Time en Queens Room. Fue una velada genial. Compartimos mesa con una pareja de estadounidenses de avanzada edad, residentes cerca de Nueva York, y que llevaban embarcados unos cuantos días, cruzando el atlántico norte desde su “casa” hasta Europa (como hicimos nosotros en abril de 2007). Estaban encantados con su primera experiencia en Cunard. Antes habían navegado en varias navieras como Carnival, Princess, Royal Caribbean, Norwegian Cruise Line… pero coincidimos en que navegar con Cunard y formar parte de su historia (de ya 175 años), era un honor y toda una experiencia. Cierto. El ritual del te a bordo fue asombroso, en un ambiente aún más asombroso, en el mejor salón de a bordo, Queens Room, con violinistas, camareros con traje y guante blanco, sandwiches de varios tipos, dulces de varios estilos… En definitiva, todo muy brittish. Una tradición, la del Tea Time, que los británicos conservan desde hace ya 350 años.

Britannia para comer, también

Britannia para comer, también

Tea Time en Queens Room

Tea Time en Queens Room

Tea time made in Cunard

Tea time made in Cunard

Tras decir en numerosas ocasiones “Noooo, thanks!” a los camareros de guante blanco, que no paraban de ofrecernos más y más tartitas, decidimos caminar de nuevo por el paseo de la cubierta 7 del barco. Tras unos cuantos pasos… otra vez a ponernos el traje de baño y el abornoz y hacia el Spa. Sesión de relax, con lectura incluida (adquirí un libro impresionante de los 175 años de Cunard en The Bookshop), de casi 2 horas. Eran las 20h y cerraban el recinto. Momento de regresar al camarote y vestirnos para la 2ª y última noche a bordo.

Más paseo...

Más paseo…

... más relax

… más relax

Como nos tomamos con filosofía la tarde a bordo, y tras intentar reservar en el exclusivo Todd English la tarde anterior y obtener un “Completo” por respuesta, decidimos ir a cenar en el asiático Lotus, rincón adaptado dentro del King’s Court por las noches, en intimidad, con vistas al paseo exterior de la cubierta 7 y al mar. El precio de la cena es de 15 $ por comensal (copa de vino blanco aparte, unos 7 $ con propina incluida). La carta ofrece un Menú “recomendado”, con 2 entrantes y 2 platos principales, más postre y té de jazmín. Además, hay opción de elegir otros platos con más sobrecargo. Decidimos optar al “menú Degustación”, recomendado por la camarera.

Todd English, siempre lleno

Todd English, siempre “al completo”

Carta en Lotus

Carta en Lotus

Estilo asiático

Estilo asiático

Entrante en Lotus

Entrante en Lotus

Sopa asiática

Sopa asiática

Algo variado...

Algo variado…

Compartimos el postre...

Compartimos el postre…

Ciertamente, tras haber probado en varios restaurantes asiáticos en otros barcos de otras navieras, el Lotus no es el mejor en el cual hemos cenado. Antes preferimos los asiáticos de Crystal Cruises (Restaurante Nobu, el mejor, sin duda) o de Oceania Cruises (Red Ginger en el Marina y en el Riviera).

No es el mejor asiático a flote

No es el mejor asiático a flote

Eran las 22 horas pasadas. Tras la cena, que fue correcta, era hora de ir al teatro para ver el concierto del grupo The Beattles Experiencie. El nombre lo dice todo, claro. Fue una muy buena actuación. Los cuatro miembros de la banda consiguieron hacer levantar de sus butacas a unos cuantos pasajeros que no pararon de bailar y cantar durante la actuación de los imitadores del emblemático grupo de Liverpool. ¡Fue divertido! Tras el teatro, una visita a Queens Room siempre va bien para observar lo bien que bailan algunos…

2ª noche en el teatro

2ª noche en el teatro

Baile en Queens Room

Baile en Queens Room

Antes de retirarnos hacia el camarote, una copa en Golden Lion, donde había un animado karaoke para alemanes, y luego una vuelta por el casino. La ruleta americana era el lugar de mayor concentración de pasajeros, así como las mesas del póker. ¿Quién da más?

Golden Lion

¡Dardos!

Casino

Casino

A descansar...

A descansar…

¡Llegamos a Hamburgo!

Domingo, 13 de Septiembre 2015-. Tras un par de días de navegación a bordo del maravilloso Queen Mary 2 de Cunard Line, atracamos en Hamburgo, ciudad alemana que celebraba esos días su 5th Cruise Days, un evento festivo-homenaje al sector de los cruceros que apuestan por su ciudad. Nosotros, de manera indirecta, también fuimos partícipes llegando por mar a esta preciosa ciudad coincidiendo con su última jornada.

QM2

QM2

La tarde anterior, recibimos una carta donde se nos informaba que, al no requerir desplazamiento hacia al aeropuerto o estación de tren, podíamos desembarcar desde las 8:45h hasta las 10:30h, con total libertad y flexibilidad, con una tarjeta que teníamos que solicitar previamente en el Guest Relations. Así lo hicimos la noche anterior. Al inicio de este artículo destaqué que el proceso de embarque fue muy rápido, eficaz y cómodo. Pues el proceso de desembarque fue igual de flexible y cómodo. ¡Se agradece!

Desembarque relajado...

Desembarque relajado…

Sir Samuel's

Sir Samuel’s

Tras desayunar relajadamente a bordo, tomar nuestra tradicional tazita de expresso en Sir Samuel’s y hacer un último paseo para tomar algunas fotos más, finalmente desembarcamos hacia las 10h y lo primero que hicimos fue trasladarnos a nuestro hotel en taxi para dejar las maletas antes de recorrer la ciudad. Previamente avisamos al hotel de que llegaríamos más temprano de la hora de entrega de la llave (16h) para realizar el checkin y para que nos guardaran las pertinencias. El personal del hotel Hafen Hamburg, un clásico situado cerca del puerto y situado en el districto de Sankt Pauli (Seewartenstr, 9), a poca distancia de Neustadt (el barrio nuevo de la ciudad), se comportó muy amablemente con nosotros y nos ofrecían la habitación más temprano (hacia las 13h). Agradecimos el detalle pero hasta entrada la tarde no pensábamos regresar. Queríamos “perdernos” por la ciudad. Así lo hicimos. Eso sí, nos guardaron el equipaje para poder disfrutar más ligeramente del paseo.

Hafen Hotel

Hafen Hotel

Vistas desde el hotel

Vistas desde Elbpark

Tras dejarlo todo listo, empezó nuestra visita a la ciudad de Hamburgo. Decidimos recorrer la ciudad a pie, aunque al lado del hotel hay las líneas de metro verde y azul que te dejan, ambas, en los barrios de Neustadt y Altstadt (barrio nuevo y viejo). La temperatura era muy agradable a esa hora de la mañana (unos 20ºC y el cielo parcialmente nublado) y caminar y dejarse sorprender cada metro recorrido era un buen plan. Yendo hacia el barrio nuevo, cruzando Elbpark y sin dejar el barrio de St. Pauli, visitamos la emblemática iglesia St. Michaeliskirche que, con su torre elevada, se hace respetar desde la distancia. Su exterior es impactante pero su interior lo es más, de estilo barroco y con paredes de yeso blanco con molduras doradas. Al ser domingo, coincidimos con la misa de las 12h y poder escuchar el coro fue emocionante. Desde su interior se puede acceder a lo alto de su torre a pie o con ascensor para ver Hamburgo desde las alturas. En definitiva, un pináculo que merece mucho la pena ver.

Iglesia St. Michaeliskirche

Iglesia St. Michaeliskirche

St. Michaeliskirche, preciosa!

St. Michaeliskirche, preciosa!

Tras unas fotos del exterior de esta hermosa iglesia de Hamburgo, seguimos caminando por Ludwig Erhard Strabe hasta cruzarnos con la avenida Alter Wall, desde donde llegamos hasta el Ayuntamiento de Hamburgo, uno de los más bonitos que he visto en Europa, de estilo neorrenacentista. También hace la función de sede del Gobierno alemán. Y, como nos informaba un panel allí expuesto: nadie sabe realmente cuántas salas tiene, ya que se sabe que cuenta con varias cámaras secretas. Y no sabemos porqué…

Ayuntamiento Hamburgo (por Alter Wall)

Ayuntamiento Hamburgo (por Alter Wall)

Selfie en Rathaus

Selfie en Rathaus

Ayuntamiento (desde Rathaus)

Ayuntamiento (desde Rathaus)

Tras unas fotos de su interior y de su exterior, la espaciosa plaza de Rathaus, caminamos hacia el lago artificial Binnen-Alster, donde encontramos algunas (no muchas) embarcaciones turísticas y no antes sin pasar por delante de algunas tiendas de marca y de tomar un macciato en una de sus agradables terrazas. Seguimos andando por el lateral del lago, el paseo de Ballindamn, ideal para tomar fotos desde otra bonita perspectiva de la ciudad, hasta ver el lago grande de la ciudad, Aussenalster, donde encontramos pequeños veleros y kayacs. Ya estábamos en Alsterpark, y tras pasar por delante del gran y emblemático edificio de la compañía Hapag-Lloyd, con su división de cruceros Hapag-Lloyd Cruises (son sus oficinas centrales).

Café en el lago

Café en Binnen-Alster

Banderas del Cruise Days

Banderas del Cruise Days

Oficinas Hapag-Lloyd

Oficinas Hapag-Lloyd

En Aussen-Alster

En Aussen-Alster

Tras descubrir el famoso e histórico Hotel Atlantic de Hamburgo, nos metimos ya en el otro barrio de la ciudad, Altstadt. De allí hasta otra de las famosas iglesias del lugar, St. Jakobi-Kirche. Tras cruzar Zollkanal (uno de los canales más grandes que atraviesan la ciudad de punta a punta), nos dirigimos al Museo Marítimo, en Koreastrasse, 1. Teníamos muchas ganas de acceder a él por sus buenas referencias recibidas. Se trata de uno de los museos más completos del sector marítimo. La entrada nos costó 12,50 euros por persona y se trata de una exposición de 9 plantas donde pudimos disfrutar de miles y miles de maquetas de barcos de todas las épocas y tamaños inimaginables (buques de crucero, de guerra, pirata…), conocer la historia de la construcción de buques de todo tipo, de las costumbres históricas de los antiguos navegantes, de las controvertidas historias navales durante las distintas Guerras y procesos de Paz, de los más famosos petroleros, etc, etc. Pero lo más esperado y “resultón” fue, sin duda, poder ver “in situ” la maqueta más grande hecha con piezas de lego del Queen Mary 2 de Cunard. Sí, el mismo buque que dejamos atrás unas horas antes. ¡Qué pasada!

Por Steinstrabber...

Por Steinstrabber…

Canales en Hamburgo

Canales en Hamburgo

Museo Marítimo

Museo Marítimo

Mini maquetas

Mini maquetas

Maquetas de cruceros

Maquetas de cruceros

Camarote del Sea Cloud de exposición

Camarote del Sea Cloud de exposición

Buque "pirata"

Buque “pirata”

QM2 de lego

QM2 de lego

Popa del QM2 de lego

Popa del QM2 de lego

Tras la visita, que se extendió durante más de una hora, paramos a comer en Alite Liebe, un típico local “vintage” ubicado enfrente del mismo museo y con vistas a uno de los canales de la ciudad, para reponer fuerzas antes de seguir recorriendo la ciudad, esta vez bajo la amenaza de la lluvia. Pero esta tardaría aún unas cuantas horas en hacer acto de presencia, por suerte.

Bonito local

Bonito local

Comida

Comida

Tras comer, vuelta atrás para dirigirnos directamente a la zona donde se celebraban las últimas horas del 5th Hamburg Cruise Days, en el paseo marítimo. Una especie de Street Market que se extendía entre Vorsetzen Baumwall y Fischmarkt (nuestro hotel estaba justo en la mitad de todo este itinerario de exposición). De entrada, la exposición más llamativa y espectacular era la de Aida Cruises, compañía alemana del Grupo Carnival Corporation (la Costa Cruceros de Alemania, para entendernos). Los alemanes se muestran muy entusiasmados con la inminente puesta en escena del nuevo buque insignia de Aida, el AidaPrima, que será presentado en sociedad en 2016 y que tendrá novedades muy destacadas a bordo, como una playa artificial, una zona privada (Organic Spa) con piscina y zona de relax para los pasajeros que se alojen en suites de esta zona exclusiva, un teatro-cabaret musical, piscinitas laterales infinity (en estribor, sin obstrucciones para ver el océano), etc. En dicha exposición, Aida Cruises instaló, además de una gran maqueta para ver detalles del nuevo buque AidaPrima, una playa artificial donde los más pequeños pudieron jugar con la arena así como la recreación a escala real de uno de los camarotes-novedad a bordo, las “cabañas”, de aire tropical.

Encantadora Hamburgo

Encantadora Hamburgo

Playa artificial de AidaCruises

Playa artificial de AidaCruises

Camarote AidaPrima de muestra

Camarote AidaPrima de muestra

Dejamos atrás Aida para seguir recorriendo el paseo, repleto de gente que lucían sus bolsas, catálogos y objetos de merchandising de las distintas navieras. Inmediatamente después topamos con las carpas -estas mucho más humildes- de Star Clippers y de Tui Cruises, que mostraba su próxima novedad, el Mein Schiff 5. Más adelante, entramos en la “zona” de Costa Kreuzfahrten (Costa Cruceros en alemán), con una gran carpa con zona chill out, coche de exposición decorado con su famosa “C” y dos bonitas maquetas del Costa Diadema, su nuevo buque insignia que podemos disfrutar en el Mediterráneo, y del Costa Fascinosa, el barco donde más alemanes embarcan por sus itinerarios y conexiones. Tras otro ratito caminando llegamos a la altura de nuestro hotel. Justo enfrente estaba ubicada la “zona” de MSC Kreuzfahrten (MSC Cruceros en alemán), con un montaje digno de mencionar -como ya nos tienen acostumbrados en otros eventos-, con un globo-atalaya con vistas panorámicas al río Elba, música cubana en vivo -para promocionar sus nuevos cruceros en Cuba-, video-wall gigante con vídeos de sus barcos e itinerarios, etc. Ya no llegamos a la “zona” de Hapag-Lloyd Cruises. Decidimos hacer un “alto en el camino”, descansar un rato en el hotel para luego volver al paseo, desde donde buscaríamos ubicación para disfrutar del “desfile marítimo” previsto para la tarde-noche, con MSC Splendida y Queen Mary 2 como grandes actores del acto.

Zona Costa

Zona Costa Kreuzfahrten

Carpa Tui Cruises

Carpa Tui Cruises

Globo-atalaya MSC MSC Kreuzfahrten

Globo-atalaya MSC Kreuzfahrten

Vorsetzen

Vorsetzen: ¡ambientazo!

Tras un rato de descanso, regresamos al lugar de “concentración” y nos dirigimos a la altura de Fischmarkt, situado a unos 600 metros de nuestro hotel y punto exacto desde donde veríamos pasar por delante a MSC Splendida y Queen Mary 2, justo en el cruce de terminales (Hafen City, terminal del centro de Hamburgo, donde zarpaba MSC Splendida, y Cruise Center Steinwerder, detrás del río, donde zarpaba QM2). Probablemente el mejor lugar para presenciar este espectáculo y tomar algunas instantáneas del emotivo momento. Primero zarpó MSC Splendida, a las 18:30h, y luego el QM2, a las 19h. Todo estaba calculado para que ambas naves se encontraran a la par en este cruce comentado. El barco de MSC Cruceros saludaba al son de “We will Rock You” de Queen, ante el delirio de los presentes. El QM2 hacía sonar su imponente bocina, que se hacía oír desde toda la ciudad. Fue sencillamente espectacular. Eso sí, todo bajo una fina lluvia que fue incrementándose al poco rato hasta quedarnos literalmente empapados. Por la lluvia, el lanzamiento de fuegos artificiales previstos para después fue cancelado. ¡Pero fue igualmente bonito y… romántico, carai!

Descanso en el hotel

Descanso en el hotel Hafen

Vistas desde el hotel

Vistas desde el hotel

QM2 desde

QM2 desde Steinwerder

Imponente QM2 en el Elba

Imponente QM2 en el Elba

Oh, my QM2...

Oh, my QM2…

MSC Splendida y QM2 detrás...

MSC Splendida y QM2 detrás…

QM2. Es EL BARCO.

QM2: Rumbo a Noruega…

QM2 Hamburgo 2

QM2, el BARCO…

Tras este esperado momento, que cumplió con creces nuestras expectativas, se hizo de noche. La lluvia incrementaba y regresamos, sin paraguas y sin ropa de agua, al hotel. Y seguía lloviendo, cada vez más. Tras cambiarnos, decidimos cenar en la típica taberna alemana ubicada en el edificio antiguo y clásico del mismo Hotel Hafen, Willi’s Bierstube. Realmente fue todo un “reto” probar la típica “sausage” picante y el salmón local (eso nos dijeron, aunque podría “colar” como noruego…). Todo ello acompañado con cerveza alemana, por supuesto.

¡Bajo la lluvia!

¡Bajo la lluvia!

Aquí, la cena

Aquí, la cena

Cena alemana

Cena alemana

Tras la cena, ascendimos, ya desde el edificio nuevo del hotel, hasta el piso 12, donde tomaríamos una copa en el carismático y famoso Tower Bar, la torre más alta de Hamburgo. La lluvia seguía cayendo con ganas pero las vistas al río y a la ciudad desde este punto, con copa en mano y musiquita de fondo incluida, bien merecieron la pena para cerrar una bonita jornada.

Tower Bar

Tower Bar

Hafen Hotel con Tower Bar

Hafen Hotel con Tower Bar

De regreso a casa

Lunes, 14 de Septiembre 2015-. Nuestro vuelo de regreso a Barcelona con Vueling no partía hasta las 15:25 horas, así que, tras levantarnos, decidimos dar un último paseo por Hamburgo, desayunando en un café del barrio de St. Pauli (con repaso de prensa local, que destacaban por todo lo alto un nuevo éxito del 5th Hamburg Cruise Days), y visitando el Barrio Rojo, famoso por sus animadas juergas nocturnas (por eso fuimos de día…) y por una frase que dejó ir el ex-Beattle John Lennon, muy frecuente en este barrio en su mayoría de edad: “Nací en Liverpool, pero crecí en Hamburgo”. Este barrio, en Reeperbahn, en el mismo districto de St. Pauli, es ahora un punto más turístico que antiguamente. Aunque a decir la verdad, paseas de día y no le encuentras el qué. Mejor volver atrás y desplazarnos en metro (a 5 minutos) a Speicherstadt, un barrio con almacenes históricos comerciales, situado entre varios canales.

Cafe Hamburgo

Café en Hamburgo

Empezó a llover de nuevo y como ya eran casi las 12 horas, decidimos coger nuestras pertinencias y enfilar hacia el aeropuerto, situado a unos 20 minutos de distancia de nuestro hotel en taxi (25 euros el trayecto). El aeropuerto, por cierto, muy bonito y agradable. Incluso ofrecen WiFi gratis durante 1 hora gracias al patrocinio de una destacada compañía aérea. La escapada llegaba a su fin y nuestro vuelo, con una puntualidad impecable, despegaba rumbo a Barcelona.

Aeropuerto de Hamburgo

Aeropuerto de Hamburgo

Cruceros en BCN, desde el aire...

Cruceros en BCN, desde el aire…

Definitivamente fue una experiencia con historia. Poder disfrutar por segunda vez de uno de los mejores barcos del mundo, Queen Mary 2, justo en el 175 Aniversario de Cunard Line, iniciando el crucero desde una ciudad portuaria como Southampton hasta otra como la formidable Hamburgo, fue un privilegio que mereció mucho la pena. La combinación Southampton-Queen Mary 2-Hamburgo, con la clausura del 5th Hamburg Cruise Days con el desfile incluido de dos bonitos barcos, fue un gran cóctel para amantes a la mar como nosotros.

MyFair Shops en QM2

MyFair Shops en QM2

Pasillo en proa

Pasillo en proa

Cunardia

Cunardia

Winter Garden

Winter Garden

Paseo superior exterior

Paseo superior exterior

Zona ascensores

Zona ascensores

Champagne Bar

Champagne Bar

Maqueta QM2 a bordo...

Maqueta QM2 a bordo…

Exposición motos a bordo

Exposición motos a bordo

Grand Lobby

Grand Lobby

–> Ver nuestra VALORACIÓN completa del Queen Mary 2 de Cunard (actualizada en 2015)

–> Ver Álbum de Fotos “Escapada 175 Aniversario de Cunard” (1)

–> Ver Álbum de Fotos “Escapada 175 Aniversario de Cunard” (2, realizadas desde un smartphone)

–> Vídeo salida del QM2 del puerto de Hamburgo (realizado desde un smartphone)

–> Vídeo de la maqueta de lego del QM2 en el Museo Marítimo de Hamburgo (realizado desde un smartphone)

–> Todo sobre los CRUCEROS CUNARD

DSC05826

Related Posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *