Cruceros de lujo, upper-premium y premium: diferencias

Crystal_Cruises_Waiter3Reportaje / Opinión de cruceros, por Josep Piqué-. Tras regresar de nuestra reciente experiencia a bordo del Azamara Journey de Azamara Club Cruises creo que es interesante y un buen momento para empezar a distinguir (o segmentar) las distintas categorías de cruceros (o segmentos). Es decir, mientras sumamos experiencias reales en cruceros, apreciamos -a veces claramente, a veces quizá no tanto- diferencias entre segmentos y/o categorías de cruceros.

Especialmente estas diferencias las estamos apreciando entre las navieras más lujosas y las que preceden a las navieras más exclusivas del mundo. Cada una de ellas aporta un clima a bordo distinto, donde también influye, y bastante, la época del año en el que uno realiza el crucero. Pero, generalmente, cada naviera de lujo, las denominadas Upper-Premium o incluso las Premium, tienen y ofrecen estilos diferentes en comparación a otras navieras de su segmento (sean de lujo, upper-premium o premium).

No notamos la misma sensación con las navieras más populares, donde las diferencias más palpables se hallan en el número y variedad de instalaciones existentes a bordo, en las propuestas gastronómicas, etc. Pero, al fin y al cabo, en cada una de estas navieras de estilo familiar-popular embarcan pasajeros de estilos muy parejos, no apreciables a simple vista.

Hemos navegado en navieras de Lujo como Silversea, SeaDream Yacht Club, Hapag-Lloyd Cruises, Crystal Cruises, Seabourn… Lo hemos hecho en navieras denominadas Upper-Premium como Ponant Cruises, Oceania Cruises, Azamara Club Cruises, Star Clippers… Y hemos sumado experiencias en navieras Premium como Celebrity Cruises, Cunard Line, Holland America Line, Princess Cruises, Windstar Cruises… Y en todas y cada una de ellas, nos hemos sentido diferentes. Hay viajeros que no les gusta embarcar y adaptarse a un estilo u otro. Existen otros, a los que nos incluimos, que no nos importa, sinceramente. Es cuestión de gustos y preferencias, simplemente. Pero en todas nuestras experiencias con las navieras de distintos segmentos descritas, hemos tenido esta extraordinaria sensación. Vamos a dar nuestra opinión sincera, breve y concisa de cada una de ellas tras experiencias…

Navieras de Lujo

  • Silversea: tras dos cruceros con esta naviera, la consideramos claramente como una naviera de Lujo de estilo clásico. A bordo embarcan pasajeros donde se respetan las tradiciones británicas. Por las tardes, la ceremonia del té es un ritual, así como el respeto por el código de vestimenta por las noches, especialmente en las de gala, donde los hombres lucen sus mejores trajes y/o esmóquines y las mujeres sus elegantísimos vestidos. A bordo, el ambiente es formal y muy relajado a todas horas. Todas las bebidas, refrescos, vinos, cafés, tés… están incluidos en el precio, excepto grandes marcas. También están incluidos en el precio los restaurantes alternativos.
  • Seadream Yacht Club: tras un crucero realizado con esta naviera, la consideramos como una compañía de lujo de estilo informal al 100%. A bordo uno puede pasear con chanclas y bermudas todo el día y por la noche cenar relajadamente en cubierta con ropa cómoda, de verano (pantalones cortos -no bañador ni deportivos- incluidos). Es, quizá, la naviera del segmento de lujo más casual o informal de todas, como si uno estuviera todo el día en su propio barco o en casa. Dispone de dos pequeños yates recientemente reformados, ideales para disfrutar de deportes acuáticos en alta mar gracias a su marina. Todas las bebidas, refrescos, vinos, cafés, tés… están incluidos en el precio, excepto grandes marcas.
  • Hapag-Lloyd Cruises: tras un crucero realizado con esta naviera alemana, la consideramos como una naviera de lujo total pero a la vez, familiar. Familiar porque la compañía facilita el hecho de poder viajar con los niños, con camarotes familiares perfectamente adaptados y muy confortables. No es extraño ver niños a bordo, aunque lo oferta de instalaciones y actividades para ellos no es, ni por asomo, las que ofrecen en cualquier naviera del segmento popular. La vestimenta utilizada por los pasajeros, sin códigos nada estrictos, es casual informal. Es decir, como si fuéramos a cenar con los amigos en un buen restaurante en la ciudad. No es obligatorio, aunque algunos pasajeros sí lucen sus mejores trajes o vestidos. Libertad para decidir. Las bebidas no están incluidas en el precio del crucero, salvo agua, vino en las cenas, refrescos y cafés, aunque los restaurantes especializados sí, ¡que no son pocos!
  • Crystal Cruises: tras dos experiencias hasta la fecha con esta magnífica naviera, la catalogaríamos dentro de las navieras de lujo familiares. Y quizá a algunos os sorprenda pero, especialmente en nuestra última experiencia en agosto del 2012, apreciamos a numerosas familias con sus niños y/o bebés a bordo, en un ambiente distendido y muy sereno. Aunque el 80% del barco está ocupado por parejas, la compañía da algunas facilidades puntuales (en verano, especialmente) para poder viajar con niños, lo que facilita la opción de poder realizar un verdadero crucero de lujo en familia. Las bebidas premium están incluidas en el precio del crucero desde abril de 2013 (champagne, vino, agua, refrescos, tés y cafés (mención especial merece el café del local ubicado en la cubierta superior del hall, Bistró). También los restaurantes especializados, entre ellos, el formidable restaurante asiático Nobu, el mejor de su categoría en el mar, sin lugar a dudas (recomendamos reservar con antelación).
  • Seabourn: Tras una mini experiencia con esta naviera, consideramos que se trata de una naviera de lujo moderna y más informal. Aunque a bordo se celebren noches de gala donde muchos de sus pasajeros lucen sus mejores trajes y vestidos, durante el resto del crucero apreciamos un ambiente muy parecido al que experimentamos con SeaDream: de yate, como si estuviéremos en nuestro propio barco o en casa. Es, quizá, una de las navieras más equilibradas en cuanto a estilos. Si uno se siente cómodo vistiendo elegante por las noches pero también yendo en chanclas y bermudas o bañador durante todo el día, esta es su naviera ideal. Dispone de yates preciosos, ideales para disfrutar de deportes acuáticos en alta mar gracias a su marina.  Todas las bebidas, refrescos, vinos, cafés, tés… están incluidos en el precio, excepto grandes marcas. También están incluidos los restaurantes alternativos.
  • Regent Seven Seas Cruises: nunca hemos navegado con Regent Seven Seas, pero sí hemos visitado tres de sus buques y, a priori, nos recuerda al estilo de Silversea, una naviera de lujo clásico.

Seabourn-cruises-Marina-PSL_022111

Navieras Upper-Premium

  • Ponant Cruises: tras dos experiencias en dos buques muy distintos (Le Diamant -buque clásico que ya no está en la flota- y Le Boreal -yate moderno-), podemos considerarla como naviera U-P de estilo moderno y casual informal, ya que dispone en la actualidad de modernos yates. Es una gozada disfrutar de la gastronomía francesa a bordo de uno de sus bonitos buques. Las bebidas no están incluidas en el precio del crucero, salvo agua de jarra, cafés, tés e infusiones en el buffet. Hemos vivido dos noches de gala (una en cada barco) y otras 14 noches y en ambas experiencias apreciamos más hombres con americana sin corbata o elegante camisa y a mujeres con vestidos o elegantes pantalones que todo lo demás. Es decir, una naviera con un ambiente chic a bordo, donde se respetan las mínimas tradiciones, pero sin códigos estrictos de vestimenta por las noches. A bordo se respira un ambiente exclusivo pero a la vez amigable y familiar.
  • Oceania Cruises: tras una reciente experiencia de 11 días, consideramos a esta naviera como Upper-Premium de estilo casual informal. A bordolos pasajeros tienen como objetivo principal disfrutar cómodamente y sin códigos estrictos de vestimenta por las noches de veladas de ensueño gracias, en buena parte, a su amplia oferta gastronómica, especialmente en sus buques Marina y Riviera, donde 7 de sus 10 restaurantes están incluidos en el precio del crucero. El ritual del té de las 4PM es, quizá, de los mejores a flote, ¡incluso al nivel o superior a los de Silversea! Todo un espectáculo. Por ahora, Oceania no está al nivel de las navieras del segmento de Lujo por algún pequeño detalle definitivamente importante, como podría ser el ratio espacio/pasajero y/o ratio tripulante/pasajero en sus barcos que, aunque sean muy decentes, no lo es tanto como las navieras de la categoría Lujo. El ambiente a bordo es muy familiar y agradable. Incluso en verano, apreciamos a padres con niños, aunque no muchos.
  • Azamara Club Cruises: tras una reciente experiencia de 6 días a bordo de uno de sus dos barcos, consideramos que Azamara Club Cruises aún no está al nivel de su máximo competidor -por su parecido estilo-, Oceania Cruises. Ni en los detalles de la experiencia a bordo ni en la propuesta gastronómica -aunque en los dos restaurantes alternativos al principal (Aqualina y PrimeC), el nivel es muy destacable, pero, a diferencia de Oceania, debes pagar 25$ por comensal de suplemento-. Azamara, definitivamente, no ofrece tanto proporcionalmente como Oceania, aunque sí ofrece un gran servicio y un gran propuesta de itinerarios, con escalas de larga duración e incluso muchas de ellas nocturnas, dando valor añadido a la propia experiencia y al destino, más que en la oferta/propuesta de “servicio en el barco”. Un detalle: al embarcar, en 10 minutos te han ofrecido hasta 3 paquetes distintos para gastar a bordo (bebidas exclusivas, cenas y servicios de spa). Creemos que, dada su publicitada categoría, no son maneras de recibir a pasajeros que han pagado una buena suma de dinero para relajarse y disfrutar de una experiencia en crucero. Azamara tiene más a mejorar para no “descender” a categoría Premium que más a mejorar para superar a Oceania, que lucha para ser considerada como naviera de Lujo. Si realmente les interesa competir para mejorar y consolidarse antes en esta división, Royal Caribbean debería reaccionar o los propios pasajeros dictarán sentencia. No todo se resume en presentar buenos balances. Deberían desmarcarse más de su otra marca, Celebrity Cruises, y no sólo por sus sugerentes itinerarios, su único punto fuerte y diferencial respecto a las Premium.
  • Star Clippers: tras una experiencia de 5 días a bordo del precioso y aventurero Royal Clipper, consideramos a esta naviera como Upper-Premium informal. También valoramos mucho su exclusividad y sus increíbles detalles que uno se encuentra durante una experiencia con esta naviera. Además de un servicio muy familiar y cortés, sin códigos ni normas de vestimenta, la propuesta gastronómica es muy correcta y “casera”. ¿Diversión y entretenimiento? No hay teatros, ni shows musicales con bailarines… ¡nada de esto!. Más que en la propuesta de “barco” (instalaciones extremadamente limitadas debido a sus características de buque velero con sus mástiles y velas), lo que queda son los gratos recuerdos y vivencias. Un pasajero, indirectamente, se convierte en un tripulante más, ya que estos atan cabos, barnizan la cubierta, izan velas… ante tus ojos. Mientras tu estás leyendo un libro cómodamente tumbado en cubierta, a tu lado ves a un marinero levantando velas al son de la música “Conquest of Paradise” de Vangelis mientras el buque zarpa de un puerto. Apasionante, distinto y… ¡muy aventurero!

royal-clipper-2

Navieras Premium

  • Celebrity Cruises y Princess Cruises: ambas navieras son muy parecidas y tras varias experiencias con estas, las catalogaría como navieras Premium de estilo familiar. A bordo podemos encontrar a muchas parejas pero también a muchas familias enteras en época de vacaciones, que prefieren viajar en este tipo de buques más relajados, sin mil y una instalaciones dirigidas a los más pequeños pero con piscinas, pista deportiva y espacios y programas adaptados para niños. Quieras o no, y como ocurre con las navieras de Lujo o Upper-Premium, los niños que navegan en este tipo de buques tienden a estar más relajados. Lógico, porque el entorno de este tipo de barcos invita a estarlo más. Durante buena parte del año, a bordo de los buques de estas navieras solemos encontrar a muchas parejas, que prefieren buques donde existe un mínimo de movimiento a bordo, con teatros y espectáculos cada noche, actividades programadas, variedad de restaurantes para elegir (algunos de ellos con recargo aparte), etc. Las bebidas no están incluidas en el precio del crucero, salvo los cafés, tés e infusiones de máquina y agua de jarra. Y Celebrity Cruises y Princess, con esta suma de propuestas, son capaces de sorprender a cruceristas exigentes, incluso a los acostumbrados a navegar en navieras de Lujo o Upper-Premium en muchos casos.
  • Holland America Line: aunque en verano ofrecen numerosas opciones y facilidades para navegar en familia con niños, la mayor parte del año a bordo apreciamos a parejas en busca de relax, un buen servicio y una excelente propuesta gastronómica, donde destacamos los restaurantes Tamarind (asiático) y Pinnacle Grill (asador), ambos con recargo aparte. Las bebidas no están incluidas en el precio del crucero, salvo los cafés, tés e infusiones de máquina y agua de jarra. Tras numerosas experiencias, catalogaríamos a esta naviera como Premium clásica. Ofrece buques que recuerdan a los de antaño, muy elegantes y discretos pero muy confortables, y otros más modernos pero igualmente relajantes y con un excelente servicio. Definitivamente Holland America es una naviera Premium, tan sencilla -no aparatosa- como excelente, que conserva muchos detalles de su propia y larga historia de más de 140 años de navegación.
  • Cunard Line: tras un par de experiencias a bordo del Queen Mary 2 en 2007 y 2015 y otra pequeña en el Queen Victoria en 2009, consideramos esta naviera como Premium clásica. Pero incluso más que Holland America, especialmente por su tradición británica. Cunard lleva 175 años navegando y siempre ha mantenido unas normas a bordo de su barcos. Los pasajeros de esta naviera respetan sus normas, especialmente la del estricto código de vestimenta, donde en las noches célebres los hombres lucen sus mejores trajes o esmóquines con pajarita y las mujeres sus elegantísimos vestidos largos. Si alguien no se siente a gusto con este “ritual británico”, que no viaje con esta naviera. Precisamente, una de las escenas que más recordamos de nuestra experiencia es el baile de gala en Queens Room, que te transporta a épocas doradas, donde el glamour es una evidencia, aunque solo sea por una noche. Existe un restaurante principal y un amplio buffet, además de restaurantes exclusivos para los que se alojan en suites. Pero destacamos uno de alternativo: el que hasta hace poco era el Tod English. Muy recomendable. A bordo las actividades se reducen en las culturales o en bailes y música jazz o clásica de noche. No es una naviera ideal para viajar con niños, ni tan siquiera en verano. Para ello, quizá existan mejores opciones.
  • Windstar Cruises: tras una experiencia de 6 días a bordo del Wind Surf en 2010, podemos catalogar a esta naviera como Premium informal. Dispone de buques estilo yate (heredados de Seabourn) y otros con mástiles donde izan sus velas figurativas, dándole un toque de exclusividad y elegancia total. La propuesta gastronómica es limitada pero muy correcta. Quizá lo mejor sean sus exclusivos itinerarios que realiza por todo el mundo, con escalas donde otros buques de su segmento (incluso del segmento Upper-Premium) no llegan gracias a su flota de reducidas dimensiones. Navegar con Windstar es hacerlo rodeado de un ambiente muy familiar, donde te sientes como en casa. Sin extravagancias, sin códigos de vestimenta por las noches… nada de eso.

Noches elegantes

Así calificaríamos, tras sumar verdaderas experiencias, a todas estas navieras descritas a día de hoy:

Lujo:

  • Navieras de lujo clásico: Silversea Cruises (y sin conocerla a fondo, quizá Regent Seven Seas Cruises).
  • Navieras de lujo informal casual (cat. 1): Seabourn
  • Navieras de lujo informal casual (cat. 2, casi Upper-Premium): SeaDream Yacht Club.
  • Navieras de lujo familiar: Crystal Cruises, Hapag-Lloyd Cruises.

Upper-premium:

  • Navieras Upper-Premium informal casual (cat. 1, casi Lujo): Oceania Cruises, Ponant Cruises.
  • Navieras Upper-Premium (cat. 2, casi Premium): Azamara Club Cruises, Star Clippers.

Premium:

  • Navieras Premium clásico: Cunard Line, Holland America Line.
  • Navieras Premium familiar: Celebrity Cruises, Princess Cruises.
  • Navieras Premium informal casual: Windstar Cruises.

 

Related Posts:

One comment on “Cruceros de lujo, upper-premium y premium: diferencias”

  1. philip Ordever dice:

    Crystal Cruises are an all inclusive cruise line, with all premium spirits, wine and champagne included in the fare. We became all inclusive in April 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *