Barcelona y Liberty of the Seas, ¡combinación perfecta!

 

Royal Caribbean inauguró en abril de 2007 en Southampton un nuevo gigante construido por casi 600 millones de dólares USA, el Liberty of the Seas, buque gemelo del Freedom of the Seas, inaugurado en mayo del 2006 y del Independence of the Seas, estrenado en 2008. Con esta tendencia imperante hoy en día, al igual que ocurrió anteriormente con el Voyager of the Seas o el Queen Mary2 de Cunard, el Liberty of the Seas fue considerado como el buque más grande del mundo junto con el Freedom y, posteriormente con el Independence, hasta que Royal Caribbean encargó construir a los astilleros finlandeses de Turku el Oasis of the Seas y el Allure of the Seas.

Su enorme tamaño y sus innovadoras instalaciones son sin duda alguna, su cualidad más destacada. Es el buque de cruceros más grande que navega en el Mediterráneo. El Liberty, con sus 160.000 toneladas de registro bruto sobrepasa en 12.000 al Queen Mary 2 y en 22.000 al Voyager of the Seas, que desde mayo de 2007 hasta otoño de 2010 ha ofrecido cruceros desde Barcelona. Esta escala se nota en todas sus magnitudes: puede transportar a 3.600 pasajeros en ocupación doble y hasta 4.375 pasajeros en ocupación máxima y dispone de hasta 1.365 tripulantes de muchas nacionalidades. Económicamente hablando, muchos creíamos que un buque grande era poderosamente ruinoso para una empresa pero no es así. Si comparamos, por ejemplo, el consumo de combustible, o el pago de las tasas portuarias, llegaríamos a la conclusión que este tipo de buques gigantescos es muy rentable para la compañía. Es mucho más rentable un buque grande que cinco buques pequeños. Esa es la justificación más importante para construir primero los cinco Voyager, los tres Freedom (entre ellos el Liberty) y recientemente los dos Genesis (Oasis y Allure).

Pero la explotación del Liberty of the Seas tiene también sus puntos arriesgados. Su explotación sólo es rentable para la compañía si el buque navega completamente lleno, lo que le confina a mercados emisores muy maduros (el norteamericano) y a destinos muy consolidados (el Caribe). Ahora le toca el turno a Europa y más concretamente al mercado nacional con Barcelona como puerto base para 2011. Además, no todos los puertos de escala pueden absorber la presencia de un gigante de estas características. Por añadidura, su impacto ecológico es enorme y requiere instalaciones especializadas a bordo y en los puertos de escala. 2011 será una prueba de fuego para los distintos puertos del Mediterráneo occidental. Permitirnos unas pinzeladas técnicas para conocer mejor su “potencial”: su equipo propulsor, con tres hélices, dos de ellas capaces de girar 360 º, fue capaz de impulsarlo a 25 nudos en las pruebas de mar, y permiten un suave manejo del buque, que tiene 339 metros de eslora, 56 metros de manga y 72 metros de altura (lo que un edificio de veinte plantas). Casi nada.

Visión global

El Liberty of the Seas es un claro exponente de los megabuques de cruceros, construido como verdaderas ciudades flotantes, que son un destino en si mismo, en las que las escalas, para los mismos pasajeros que embarcan, son cuestión secundaria. Su armador, además de ordenar dos gemelos a los mismos astilleros finlandeses de Kvaerner Masa-Yards que han construido después del Freedom of the Seas al Liberty of the Seas y al Independence of the Seas, también encargó dos barcos aún mayores, el Oasis y el Allure, capaces de transportar a 5.400 pasajeros. El éxito en el caribe del Oasis ha sido espectacular. El Allure iniciará su singladura oficial el 26 de noviembre. Cuando pudimos descubrir en persona a este gigante rápidamente nos dimos cuenta que es un buque pensado para disfrutar de sus innovadoras instalaciones, un verdadero “parque temático” sobre el mar, una obra de ingeniería excepcional, insólita, la palabra clave que utiliza la naviera Royal Caribbean para calificar sus cruceros en las propagandas. Un barco ideal para pasar unas inolvidables vacaciones en alta mar en familia, con amigos… Un gran templo de la diversión.

Restaurantes

La oferta gastronómica del Liberty of the Seas es variada y para todos los gustos posibles. Durante el día, y en la zona más refrescante de la nave, muchos pasajeros se decantan por una comida informal en el buffet, situado en la cubierta 11. Por una parte aparece el tradicional Windjammer Café a popa y con excelentes vistas al exterior. El buffet del Liberty es calcado al de su hermano, el Freedom. Dispone de las líneas tradicionales de autoservicio junto con las apreciadas islas de comida, evitando así las típicas colas tan usuales en este tipo de restaurantes y en este tipo de barcos masificadores. Dentro del mismo buffet también se ofrece comida oriental, un restaurante denominado Jade, también de autoservicio. El buffet también ofrece cenas, por lo que es posible realizar un crucero en el Liberty of the Seas sin vestir de manera formal. Dentro del mismo buffet, a la entrada, encontramos el The Plaza Bar, con terraza interior, ideal para tomar un café o una copa tras la comida.

También están situados en esta zona los dos restaurantes alternativos de a bordo el característico restaurante Portofino, de comida italiana y mediterránea y el magnífico Chops Grill, el asador, ambos restraurantes con capacidad para unas 120 personas aprox. Previa reserva anterior estos restaurantes son de coste aparte.

El restaurante principal, de tres cubiertas y obra de Tillberg Design, dispone de tres niveles denominados Botticelli, Michelangelo y Rembrandt. La decoración es para algunos lujosa y para otros ostentosa, pero resulta impresionante de todas formas. A la entrada el pasajero se da cuenta de su espectacularidad gracias a su decoración dorada y a su imponente estructura, formada por cuatro esbeltas columnas y una gigantesca araña de cristal. Es capaz de albergar a más de 2.000 personas a la vez. Se sirve desayuno continental, almuerzo y cena. Todo incluido en el precio del crucero.

Cada nivel tiene su propia cocina y su propia decoración y la calidad gastronómica es aceptable. Se sirve menú con una gran variedad de propuestas cada día. El Johnny Rockets, una hamburguesería de estilo americano inspirada en l

os años 50, es otra de las opciones informales que ofrece el Liberty. Este local está situado en la zona superior del buque, en la cubierta 12, en popa. Algunos creen que es un restaurante de comida rápida dirigida a niños pero todo el mundo es bienvenido.

Salas públicas

Una de las diferencias destacadas del Liberty of the Seas respecto a otros buques de la misma categoría es que dispone de una extensa área de lugares públicos, dirigidos para todo tipo de pasajeros. Destacamos, ante todo, la Royal Promenade, una calle interior de 135 metros de largo situada en la cubierta 5. En esta calle nos topamos con varias tiendas (de ropa deportiva, perfumes, souvenirs, etc.), una librería, una peluquería de caballeros, etc. y también con una oferta de locales de ocio impresionante. Desde un pub irlandés perfectamente ambientado, el Hoof and Claw Pub, hasta el Champagne Bar, pasando por el Café Promenade, y un bar especializado en vinos, Vintages, tras el acuerdo alcanzado entre Royal Caribbean y las bodegas Beringer&Mondavi, y la sugerente pizzería.

En la misma Royal Promenade se encuentran las recepciones de a bordo, en el atrio, que dispone de un puente iluminado. A su lado están situados los ascensores panorámicos. Otro de los bares clásicos en los buques Royal Caribbean es el sugerente y admirado Schooner Bar, está situado a proa en la cubierta 4, justo en la piso inferior de la calle Promenade. En este bar existe zona para fumadores. Desde el Schooner se accede fácilmente a la animada discoteca The Catacombs, ambientada en bajos fondos y en paisajes fantasmagóricos. Esta discoteca dispone de dos barras de bar y numerosas mesas y sillas.

Una cubierta más abajo, la 3, se halla On Air, el karaoke de a bordo, una sala muy frecuentada y animada, uno de los lugares de más ambiente a bordo, con una decoración muy alegre a base de azules y rojos. Justo al lado encontramos el Ice-Skating Rink (Studio B), donde cada día se ofrecen espectáculos sobre el hielo y durante algunas horas se permite la entrada para los que deseen patinar sobre hielo. La pista de hielo de a bordo permite la acomodación de hasta 894 personas.. Las exhibiciones de patinaje, denominadas Ice Show, son realmente espectaculares y muy recomendables, ¡no se lo pierdan!. El Studio B sigue suponiendo, hoy por hoy, un elemento diferencial de Royal Caribbean y el resto de los armadores de buques de crucero, que aún no han sido capaces de contrarrestar a estas diferencias “insólitas” e innovadoras que ofrece la compañía estadounidense.

Y por último, el Viking Crown Lounge, un local esférico con música en vivo todas las noches situado en la parte más elevada de la nave, en la cubierta 14, el bar más espacioso, tranquilo y elegante de a bordo, con unas vistas increíbles hacia el exterior. A su lado, en babor, encontramos el moderno bar Seven Hearts, especializado en cocktails.

Cubiertas exteriores

En las cubiertas exteriores, el Liberty of the Seas ofrece hasta cuatro áreas diferentes de piscinas, cada una de las cuales está destinada a un publico diferente, con un incremento de un 43 % en superficie respecto a los buques de la serie Voyager. Destacamos por encima de todo el FlowRider, el parque de surf que ya se dio a conocer en el Freedom, una piscina dotada de un generador de olas lo suficientemente grandes como para montar a surf, situada junto al rocódromo, en la parte posterior del buque, en popa. A proa del Viking Crown está ubicada la increíble H2O, la zona para niños y la familia, dotada de zona acuática con cañones de agua, multitud de esculturas sorprendentes, fuentes interactivas, cascadas, etc.

Más a proa están situadas las dos piscinas principales, situadas en paralelo gracias a la enorme manga que ofrece el buque. Entre ambas piscinas hay una pista de baile donde los ritmos tropicales se escuchan todas las noches caribeñas, que provienen del escenario que existe entre esta zona y H2O. A proa se halla un extenso solarium que rodea toda la zona y la pista de trote (jogging). Otra piscina es la que ofrece un toque puramente tropical, con ventanas el atrio. Y lo más sorprendente: dos enormes jacuzzis para 18 personas que sobresalen 3,70 metros a de ambos costados, a casi 40 metros sobre el nivel del mar, es la joya que ya se descubrió en el Freedom en mayo del 2006. Es realmente sobrecogedor poder relajarte en este jacuzzi mientras observas las impresionantes vistas al exterior desde esa altura.

Un rocódromo de 13 metros de altura y 13,4 metros de amplitud, un minigolf, una pista polideportiva con cancha de baloncesto y tennis, etc completan la oferta de actividades lúdico-deportivas del Liberty of the Seas que encontramos en las cubiertas superiores del mismo. Encontramos el Spa, el salón de belleza y ¡el dentista! en la cubierta 11, en popa, y ocupa dos cubiertas, comunicadas por una escalera de cristal en espiral que da acceso en la cubierta baja donde se halla el amplio gimnasio dotado de todo tipo de máquinas de última generación, la sauna y una amplia sala de aeróbic. Además los pasajeros pueden disfrutar de un cuadrilátero de boxeo, de 6 metros por cada lado. La superficie total de esta zona es de unos 1500 metros cuadrados.

Actividades a bordo

El teatro Platinum, instalado en proa, puede alojar hasta 1.281 espectadores en sus tres niveles (cubiertas 2, 3 y 4). Su acústica es sensacional pero no su visión al escenario desde el patio de butacas, donde la pendiente o inclinación es, para nuestro gusto, insuficiente. La visibilidad desde el anfiteatro sí es excelente. Su decoración es sobria, incluso fría, sin estridencias, dominado por colores grises y claros. Pero para nuestro gusto es ideal, muy “europeo”. Su equipamiento escénico es muy completo e innovador. Basado en la decoración egipcia como en los buques de la clase Voyager y el Freedom, podemos descubrir falsas esculturas de faraones en The Sphynx, una sala de baile lleno de obeliscos. Este local está ubicado en la cubierta 5, al otro extremo de la Royal Promenade y dispone de bar, música en vivo y pista de baile.

Los adolescentes disponen de hasta cuatro zonas completamente diferenciadas y segregadas: The Living Room, Adventure Ocean y Fuel, además de una zona de máquinas recreativas, Challengers Arcade. Destacamos, ante todo, la extensa área dedicada a los más pequeños. Para los amantes al juego, el Liberty ofrece un inmenso casino repleto de máquinas tragaperras y mesas de juego en la cubierta 3, en crujía. Además, el Liberty of the Seas también ofrece una biblioteca con títulos en español, un Internet Café, una sala de juegos denominado Diamond Club en estribor del Viking Crown, etc. ofreciendo múltiples opciones de ocio y diversión a los pasajeros.

Los camarotes

El Liberty of the Seas tiene 1.817 camarotes, de ellos 1.084 exteriores, de los que 842 disponen balcón, todos ellos repartidos 7 cubiertas (2, 3, 6, 7, 8, 9 y 10). Todas las cabinas disponen de televisión interactiva de pantalla plana, radio, teléfono, secador, mini bar, caja fuerte, acceso a Internet (WiFi) y servicio de limpieza almenos dos veces al día. Destacar nuevamente, y tal como lo hicimos tras la inauguración de su hermano Freedom, que todas las cabinas poseen duchas con mamparas, no cortinas, lo que supone otro valor añadido a la evolución de la naviera en la calidad de sus habitaciones.

Destacar también que Royal Caribbean apuesta por las familias y estas disponen de un amplio abanico de posibilidades para elegir un camarote adecuado a sus necesidades, existen cabinas de casi todas las capacidades necesarias, muchos camarotes tienen literas y otros disponen de puertas interconectadas.

Royal Suite: Es la cabina más lujosa y espaciosa del buque, ubicada en la cubierta 10. Tiene 112 m2 y en ella pueden alojarse entre 2 y 4 personas. Dispone de un enorme balcón de 75 m2 con jacuzzi y mesa de elegante madera.

Presidencial Family Suite: Puede alojar entre 6 y 14 personas en sus casi 70m2, con cuatro camas dobles, seis literas, un comedor con otro sofá-cama, aseo con baño-jacuzzi y ducha y un gran vestidor.

Royal Family Suite: Gran camarote que tiene una capacidad máxima de ocho personas. Dispone de una cama doble, sala de estar con sofá-cama, aseo con baño-jacuzzi y ducha y vestidor. Los pasajeros que opten por una suite disponen de servicio de mayordomo las 24 horas al día y tienen acceso preferencial a los restaurantes alternativos. También tienen a su entera disposición el Concierge Club, una sala de estar con Internet, lectura… y donde pueden solucionar sus necesidades a bordo gracias al personal de a bordo, que está dispuesto a cumplir con sus necesidades.

Exterior con balcón: Los destacamos con excelente nota porque son muy amplios, desde 16 hasta 18,7m2 de superficie. Todos ellos disponen de una amplia terraza, más grande que la de cualquier buque de su misma categoría, nos impresionó gratamente.

Exterior (ventana u ojo de buey): De idénticas carácterísticas que las que disponen de balcón pero sin él. Tienen una extensión desde los 24m2 de una cabina especial para familias (de seis personas de capacidad) hasta los 17m2 de un camarote normal para dos, tres o cuatro personas como máximo.

Camarotes interiores: Destacamos por encima de todo los camarotes interiores pero con vistas a la Royal Promenade, denominadas PR. En el Liberty of the Seas existen unas 180 de este tipo repartidas entre las cubiertas 6, 7 y 8, en crujía (centro) del barco. También los destacamos porque están aislados especialmente con ventanas de cristal especial para evitar molestias por el posible ruido que se produzca en la calle del buque.

El Liberty of the Seas dispone de hasta 32 camarotes para pasajeros discapacitados. Se recomienda reservar con mucha antelación. El Liberty of the Seas dispone de 14 ascensores, pero agrupados en dos bloques, uno en cada extremos (proa y popa) y es altamente recomendable reservar camarotes próximos a ellos para evitar largos paseos por los pasillos de cabinas.

Mi visión –  Josep Piqué

“El Liberty of the Seas es un extraordinario buque dirigido a familias, grupos… Dispone, hoy por hoy, de la más amplia gama de actividades y servicios a flote gracias a sus modernas instalaciones, lo que convierten a Royal Caribbean en el nº 1 en el sector de los cruceros tipo familiar en la actualidad. Los buques de la clase Freedom siguen sorprendiendo por su

espectacularidad y desarrollo. Es capaz de transportar a más de 4500 pasajeros en un mismo crucero. El Liberty volverá a ofrecer a partir de mayo cruceros cortos de 4/5 días por el Mediterráneo desde Barcelona y posteriormente, cruceros de una semana por el Mediterráneo Occidental desde la propia ciudad de Barcelona. Sin lugar a dudas, una magnífica opción para disfrutar de una imponente ciudad flotante.”

–> VER ÁLBUM DE FOTOS DEL LIBERTY OF THE SEAS

–> VER VÍDEO DEL LIBERTY OF THE SEAS

Related Posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>