10 años de nuestro primer crucero con el R6 Blue Star de Pullmantur

Lunes, 22 de septiembre de 2003. 11 horas de la mañana. Día soleado y caluroso en Barcelona. Tras una boda de imborrable recuerdo el día anterior con mi esposa Montse, mi suegro nos acompañó hasta la terminal B del puerto. No conocíamos esta sensación de ver, ante nuestros ojos, un buque de crucero. En ese momento nos vino a la memoria esa imagen de la película Titanic de James Cameron, con esas impresionantes escenas del momento del embarque en Southampton. Eso sí, con menos aglomeraciones.

“¡Woww, espectacular!”. Fue la primera exclamación de mi mujer al bajar del coche. Pero… mi suegro nos dejó en la terminal B y allí estaba atracado el Constellation de Celebrity Cruises, inaugurado un año antes y “algo” más grande que el R6 Blue Star, que estaba en la terminal siguiente. A mi mujer le respondí al instante: “Cariño, este no es, es el pequeñito de allí, el de la izquierda…”. Giró la cabeza y enseguida exclamó: “Ohhh.. ¡es precioso!”. Siempre positiva ella, respiré tranquilo… 😉

Embarcando…

Estábamos emocionados con la idea de embarcar, por primera vez, en un barco de cruceros. El momento de hacer el check-in, el momento de la foto, el momento de subir por la pasarela y el momento de embarcar y acceder por el precioso hall que nos recordaba al del Titanic, con esas escaleras de madera, lo tenemos in memoriam. Nos recibieron con una copa de champagne y nos acompañaron al camarote, en la cubierta 6. Elegimos uno con balcón, en babor. Allí empezaba lo que sería nuestro primer crucero, nuestro descubrimiento de este maravilloso mundo.

Han pasado 10 años. Y en estos 10 años hemos navegado mucho. Es por eso que quiero compartir mi review que escribí a los pocos meses de realizar esta primera experiencia. Está tal cuál la escribí en su momento, sin editar y actualizar. Tampoco disponemos de demasiadas fotos de calidad, no sabíamos manejar demasiado bien nuestra primera cámara digital que nos regalaron el día anterior, en la boda. Tampoco podíamos compartir imágenes en facebook, ni en twitter, ni en Instagram, porque llevábamos un Nokia de esos que parecían un teléfono inalámbrico. No habían nacido aún los iPhone o los Samsung. Y es que en 10 años, han cambiado muchas cosas. Así que, sólo se trata de un homenaje a este coqueto barco y a nuestro primer crucero, que siempre guardaremos en nuestros corazones…

En el hall

* * *

Barco

 

El R6 Blue Star es uno de los buques más elegantes del sector. Pertenece a la compañía española Pullmantur Cruises tras adquirirlo a otra compañía en 1999 y después de una renovación. Pullmantur se aseguró así, obtener uno de los más brillantes y elegantes barcos de Europa. Con un tonelaje de poco más de 30.000 t, con una eslora de 181 m, con una manga de 25,5 m, con una capacidad de unos 700 pasajeros y 376 tripulantes a bordo el R6 Blue Star es considerado uno de los buques de tonelaje medio más reconocidos del sector. Una maravilla e ideal para buscar unas vacaciones relajantes y de ensueño y con un servicio muy personalizado e impecable en todo el crucero.

R6 Blue Star en La Spezia

Este mediano buque dispone de 8 cubiertas para pasajeros, 358 camarotes, un Club restaurante principal, unBar club, Sala de Internet, un Restaurante italiano, un Grill restaurante, la Discoteca Horizon, un Sports Bar, un Buffet panorámico con excelentes vistas al mar, un Cabaret, un Casino, dos Boutiques, cuatro Ascensores, Centro médico, una Oficina de excursiones, Galería de fotografías, Barbacoas, Pizzería, una acogedora Biblioteca, una sala de juegos, Spa, Fitness Center, tres Jacuzzis exteriores, Piscina, dos Saunas, Sala de masajes, Centro de belleza, Pista de jogging, Solarium y Peluquería.

El R6 Blue Star fue inaugurado por Pullmantur Cruises en Saint Nazaire en el año 2000. Toda una joya de los mares.

 

“Parece el hall del Titanic!”

Instalaciones

Cuando entras por la puerta principal del R6 Blue Star uno se da cuenta enseguida que se trata de un barco muy elegante, acojedor y  confortable. Lejos de destacarse por ser un buque grande, el R6 Blue Star transmite una sensación de calidad evitando las aglomeraciones y destacando su enorme personalidad.

El Hall principal del buque recuerda a los más bellos buques de antaño y sus escaleras recuerdan al majestuoso Titanic. En el Hall principal se encuentra la Recepción y la Oficina de excursiones, ubicadas en la cubierta 4. En esta cubierta podemos encontrar el Centro médico.

En la cubierta 5 podemos encontrar el Club Restaurante principal, con capacidad para 360 huéspedes, un salón donde la actividad del buque se deja llevar. En este salón encontramos las dos Boutiques, el piano, la Galería fotográfica, el Bar Casino y el mismo Casino, donde existen varias máquinas de juego y las famosas ruletas americanas. En la parte delantera del buque encontramos el precioso Cabaret con capacidad para 300 personas. El Cabaret dispone de un bar y el escenario donde se producen los espectáculos de noche.

Nuestro camarote, con balcón

Las cubiertas 3, 6, 7 y 8 son exclusivas para camarotes.

Ascendemos al puente 9 donde encontramos el Buffet panorámico que dispone de una terraza con unas vistas excelentes del mar, un lugar único y maravilloso. Dentro del mismo Buffet encontramos un rincón donde hacen pizzas y barbacoa. Nos desplazamos al centro del R6 Blue Star y encontramos la Piscina y sus dosJacuzzis. En la misma piscina encontramos también una Barbacoa y un escenario donde se realizan numerosos espectáculos al aire libre si el tiempo lo permite. Nos vamos a la parte delantera del buque, en la misma cubierta 9 y nos encontramos con el Café Internet, el Spa, la Sala de masajes, el Salón de belleza, las dos Saunas, el Jacuzzi panorámico con unas imponentes vistas al mar y el magnífico Gimnasio con todas las máquinas de última tecnología a disposición del pasajero y con una panorámica exterior fantástica.

Un puente más arriba, el 10, nos encontramos con el Restaurante italiano, el Grill y dos bares. La Biblioteca está ubicada en el centro del buque y la Pista de jogging también, en el exterior de la misma cubierta. En esta cubierta nos encontramos con la Discoteca Horizon, excelente sala con vistas al mar y un gran Bar deportivo.

Piscina

En la cubierta 11 nos encontramos con el confortable Solarium con vistas al mar, para relajarte y tomar el sol.

El R6 Blue Star es un barco que reúne elegancia, confort y serenidad en todos sus puentes e instalaciones. Un buque ideal para gente que busca y adora el relax, principalmente, y el buen servicio y trato personal en cada una de las salas.

Servicio y personal de a bordo

 

Al ser un barco de crucero pensado para cruceristas que adoran el relax y el trato personal se puede considerar que el trato que dispensa el personal de a bordo en el crucero que realizamos nosotros en 2003 fue estupendo. De lo mejor del barco. Un trato elegante, exquisito y con todo tipo de detalles excelentes para una tripulación entregada al huésped. En todo momento destilan energía, servicio y entrega para que el crucerista se sienta cómodo en todo el crucero. Desde los camareros de restaurantes, pasando por los barmans, las encargados de la limpieza, los guías, los recepcionistas y, sobretodo, nuestro camarero de cabina, merecen un buen reconocimiento por nuestra parte.

Nuestros compañeros de mesa

Tanto en las salas, como en los bares, como en el Restaurante principal, el toque de elegancia y calidad se demostró día a día. Hay que comentar que la comida del Restaurante principal nos gustó, platos más bien refinados, con detalles, pero no apto para los que comen más. Para los que les guste comer más y prefieran la variedad y la informalidad ir al Buffet panorámico donde se pueden encontrar unas vistas maravillosas y… toda la comida que uno jamás había podido imaginar. ¡Buen provecho!

Actividades y animación de a bordo

 

Partiendo de la base que no se trata de un crucero mastodóntico, sino más bien de un buque pequeño, tenemos que saber que no existen tantas actividades a bordo, tanta animación, tantas fiestas, espectáculos…como en los grandes buques que navegan por todos los mares. El R6 Blue Star es más bien un crucero enfocado para gente que busca una manera de viajar y disfrutar de la tranquilidad y la serenidad que transmite y ofrece este barco que la diversión, el entretenimiento y los ” shows” nocturnos tan espectaculares que ofrecen otros buques. Es un barco que dispone de una Sala cabaret y una Discoteca, la Horizon, donde uno puede disfrutar de los juegos de magia, los bailes, etc. tras la cena.

Tirando una monedita…

El R6 Blue Star también dispone de un elegante y coqueto Casino para los amantes del juego. El Casino dispone de varias ruletas, máquinas tragaperras… en fin, todo lo que un Casino te puede ofrecer. Para la gente que adore los deportes también existen varias actividades lucro-deportivas en el Gimnasio, piscina y pista de jogging, para mantener la forma dentro del buque. Para las familias que viajen con niños tienen la posibilidad de dejar a sus niños en el Club infantil.

La opinión personal de Crucero10 es que, al tratarse de un buque enfocado para clientes que buscan el relax y el confort en su crucero, las actividades y animación a bordo son escasas. Así, el que vaya a embarcar en este precioso y elegante barco ya sabe que tendrá toda la atención posible por parte del personal pero no toda la animación y las actividades que ofrecen otros buques.

Fue un sueño…

El crucero, del 22 al 29 de septiembre de 2003


 

Día 1: Barcelona

Embarque con todas las comodidades posibles, con champagne de bienvenida por ser recién casados, y listos para navegar.

Día 2:  Villefranche

La primera escala de este precioso crucero tuvo lugar en Villedefranche y la compañía nos ofreció la posibilidad de efectuar una excursión en el Principado de Mónaco o en Niza. Elegimos Montecarlo, una fascinante y glamurosa excursión que se inicia con un recorrido en autocar rodeando las bellas panorámicas de la Costa azul hasta llegar a La Roca, núcleo origen de esta ciudad-estado. Tras llegar pudimos visitar el Palacio de los Príncipes, la Catedral, la zona comercial con esas calles estrechas llenos de vida, gran parte del circuito de Fórmula 1 y finalmente el majestuoso Casino y sus preciosos y cuidados jardines. En Montecarlo se encuentra uno de los hoteles más caros de Europa, el Hotel Paris, situado en la misma plaza del Casino. Montecarlo respira lujo por todos sus rincones.

Villefranche

Día 3: La Spezia

La segunda escala el R6 Blue Star atracaba en la preciosa bahía italiana de La Spezia. Desde allí, la compañía ofrece varias excursiones: Florencia, Pisa y Portofino. Estudiando la situación, nos dimos cuenta que desde LaSpezia hasta Florencia el recorrido en autocar era muy largo. Elegimos Portofino por lo bien que nos hablaron. Monte Portofino se destaca por sus pequeñas y encantadoras calas y su preciosa bahía, convertida en los últimos años en un lugar de visita obligada. Portofino destila glamour y alegría. Sus pocas viviendas constituyen un marco de colores inigualable y a uno le da la sensación que se encuentra en una población de piratas. Tras conocer el famoso y coqueto pueblo de Santa Margaritha y navegar desde este pueblo hastaPortofino con una embarcación nos trasladamos a la población de Recco para almorzar unos platos típicos de la cocina ligurina. Tras este almuerzo nos desplazamos a uno de los lugares más emblemáticos de la RivieraLigurina, Sestri Levante, donde pudimos pasear por las callejuelas de su centro histórico.

En Portofino

Día 4: Civitavecchia

El R6 Blue Star prosiguió su navegación por la costa italiana y llegamos al famoso puerto de Civitavecchiadonde pudimos visitar Roma a nuestro aire. Tras documentarnos y estudiar los horarios de los trenes que salían desde la estación de Civitavecchia, a unos 15 minutos del puerto, llegamos a Roma y visitamos la Capilla sixtina, la Basílica de San Pedro, Fontana di Trevi, Via Veneto, Plaza de España, Coliseum y finalmente el Vaticano. Roma es encantadora, bulliciosa y una auténtica ciudad cargada de encanto e historia. ¿Qué más podemos decir de esta ciudad que nadie conozca por su historia y sus emblemáticos lugares? Visita obligada para nosotros aunque repitamos.

En Roma

Día 5: Sicilia

Tras visitar Roma, la capita de Italia, el buque nos llevó hasta la famosa isla de Sicilia donde decidimos visitar el famoso volcán activo Monte Etna, situado a 3349 metros. El Etna es el volcán activo más grande de Europa. Tiene un perfil majestuoso, inquietante e imponente. Entre lava de erupciones milenarias e inmensas extensiones de vegetación y viñedos, esta rocosa montaña domina la punta oriental de la isla de Sicilia. Es un volcán donde es muy respetado, temido y a la vez amado para la gente que reside alrededor de él. Como la definen ellos: “Estáis en un paraíso terrestre salpicado por el infierno”. Cuando asciendes con el autocar hacia el Monte Etna uno se da cuenta de lo poco que somos ante la naturaleza.  Una vez situados a unos 1950 metros sobre el nivel del mar, pudimos degustar productos típicos de la zona y comprar algún recuerdo, eso sí, sin antes haber experimentado y entrado en uno de sus gigantescos cráteres, denominados Cráteres Silvestres,… imponen.

Antes de volver al barco, pudimos disfrutar desde el mismo autocar una bella panorámica del Golfo de Catania.

En una playa de Sicilia

Día 6: Malta

Desembarcamos en la capital de este bello país, La Valetta. Una ciudad fortificada de ordenadas calles y curiosos edificios de aspecto petreo que cuenta con numerosos atractivos como el Gran Puerto, el Fuerte de St.Angelo, la Co-Catedral de San Juan con su espectacular alfombra de mármol compuesta por las tumbas de los famosos caballeros de la Orden de Malta y la Iglesia de Mosta. Asimismo podemos encontrar un animado mercadillo con sus terrazas para disfrutar del popular ambiente de esta antigua y sorprendente ciudad. Una ciudad medieval denominada la “ciudad del silencio” y con más de 3000 años de antigüedad.

 

Día 7: Navegación

Tras visitar todos estos lugares con gran encanto el R6 Blue Star prosiguió con su navegación hacia Barcelona. Un día de navegación para dejar atrás imborrables recuerdos de la travesía. Este día de navegación lo aprovechamos para hacer la maleta y para acabar de apurar nuestras últimas horas de crucero, sin duda, un crucero fantástico.

Día 8: Barcelona

Llegada a Barcelona y vuelta a la realidad. Nuestro primer crucero fue el causante de nuestra pasión por este mundo, un mundo único y que recomendamos a estos que todavía no lo han experimentado. ¡Volveremos a navegar!

Datos técnicos

Barco: R6 Blue Star

Compañía: Pullmantur Cruises (2003)

Año botadura: 2000

Tonelaje: 30.200 tn de registro bruto

Eslora: 181 m

Manga: 25,5 m

Cubiertas: 8

Pasajeros: 698

Velocidad: 22 n

Con el capitán del R6 Blue Star

Mi visión, 10 años después – Josep Piqué

Mi mujer y yo sólo podemos decir una cosa: gracias a este primer crucero con el R6 Blue Star, nació nuestra admiración y pasión por este sector. Tras este primer crucero, que lo contratamos en una agencia de viajes de mi pueblo (siempre estaremos agradecidos a Laura, que nos lo recomendó), empecé a buscar información en la red, para descubrir y conocer un poco más sobre este mundo. No existía demasiada información, hasta que me topé con varios foros, entre ellos Infocruceros.com. El verano siguiente realizamos un viaje a París, que ya teníamos previsto, pero para 2005 nos prometimos un crucero por los Fiordos noruegos. Y fue con Costa Cruceros. Tras esta nueva experiencia, nació Crucero10.com, que sólo pretendía ser mi portal personal donde contar mis propias experiencias. Desde entonces, fuimos descubriendo poco a poco a otras navieras. Y hasta aquí hemos llegado. ¡Seguiremos navegando!

Related Posts:

2 comments on “10 años de nuestro primer crucero con el R6 Blue Star de Pullmantur”

  1. Rafael Molina dice:

    También fué el primer crucero que hicimos mi mujer, mi hijo y yo, en ese mismo barco, sólo que cerca de un año después (Julio de 2oo4) y otra ruta (Adriático, saliendo de Venecia y finalizando en Atenas). No sé si porque era la primera vez, o por qué otro motivo, pero después de este hemos hecho otros dos en naves muchísimo mayores, tanto mi mujer como yo. coincidimos en que la elegancia y la belleza de ese barco, junto a la tranquilidad y el disfrute que de él hicimos, es el viaje que con mayor cariño recordamos. No es que los otros estuviesen mal, pero en el Costa Serena, o en el MSC Poesía, naves en las que íbamos alrededor de 5000 personas más la tripulación, es demasiado ajetreo y conglomeración para unas vacaciones. El R6 Blue Star daba justo, a nuestro entender, la medida de un gran barco, pero con el ambiente justo para no sentirse agobiado, y hacer un verdadero viaje de placer.
    Posteriormente ese barco fué vendido a otra compañía (le he seguido la pista), lo pintaron de blanco, y ahora hacen cruceros con menos pasajeros, pero con algo más de lujo (o al menos, los precios lo son)
    Lo dicho: inolvidable viaje, lleno de vivencias y recuerdos preciosos.
    Os felicito por haber tenido el mismo acierto que tuvimos nosotros. Un saludo

  2. Rafael Molina dice:

    P.D. Ahora se llama Azamara Journey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *